Queridas personas Perspectiva

Chiquita Room

23 Mar 2023

Hace algún tiempo, en una de las cartas de amor dedicadas a Barbette, compartimos las inquietudes de Chiquita Room por incorporar el lenguaje inclusivo respetando la lengua y, sobre todo, a las personas. Estas inquietudes pasan por recuperar, en cierto modo, el juego del ahorcado para que cada quien pueda elegir la letra o pronombre que mejor le represente. Sin embargo, esto implica “ahocarnos” a nostr_s mism_s cada vez que queremos definirnos, ya sea “frente a la intimidad del espejo o la publicidad de las redes sociales”.

Desde Chiquita Room, optamos por el uso del lenguaje inclusivo porque, así como buscamos una mayor claridad y sencillez de los discursos y la experiencia artística sin rebajar el rigor o detalle de los proyectos, no podemos obviar el lugar fundamental del lenguaje para la inclusión de todas las identidades, sean las que sean. Con esta elección, abrazamos desde esta habitación una disidencia que rechaza el uso del lenguaje como un reflejo de la dominación patriarcal, por encima de todas las otras identidades.

Como escribía bell hooks en su libro The Will to Change. Men, Masculinity, and Love (2004), el sistema patriarcal es el que mejor aprendemos al crecer porque los roles patriarcales de género se asignan desde muy pronto y, poco a poco, se nos orienta a la mejor manera de cumplirlos. Asumir la dominación masculina del lenguaje implica asumir la dominación del sistema y es por eso que desde Chiquita Room optamos por el uso de los nombres epicenos cuando eso sea posible, sustantivos que incluyen a todos los géneros sin entrar en la lógica binaria.

Es momento de pensar, queridas personas, sobre la predominancia del género masculino y el binarismo en nuestra sociedad y su reflejo en el uso que hacemos del lenguaje, con el objetivo de acabar con jerarquías y construir una comunidad inclusiva, accesible, acogedora para todas aquellas personas que se sienten y nos sentimos más allá de las normas y los roles de lo femenino o lo masculino.