Parar para pensar Libros

,
,
24 mayo 2020

Parece que la famosa desescalada ha hecho de la casa y la calle dos universos paralelos, ¿verdad? Son como dimensiones distintas. Ni el hogar es siempre tan dulce, ni el exterior es la promesa de libertad cumplida. A mí, entrar o salir se me hace brusco a veces, otras es manso y apacible. Tengo la hipótesis de que es una cuestión espacio-temporal. Porque si el tiempo no puede estar separado de las tres dimensiones espaciales, sino que también depende de nuestro movimiento, podemos entender el vano de la puerta como un espacio en sí mismo y prestar atención al instante preciso en que cruzamos el umbral.

Allá fuera, es curioso ver cómo la ciudad se ha ido transformando mientras estábamos en casa. En Barcelona, han proliferado los carriles bici (ruego por que sean permanentes), la plaza Catalunya ha limitado y cambiado el sentido del tráfico y espontáneamente las personas van conquistando el espacio público para su disfrute y utilidad. La calle Princesa se ha convertido en un carril de ambos sentidos compartido entre bicis y peatones cuando ningún coche acecha.

En este tiempo, también estalló la primavera y la vegetación se abre paso para reconquistar su lugar. Las flores silvestres pueblan los alcorques de los árboles. Es un placer volver a ver y vivir la ciudad a la medida de sus posibilidades, sobre todo al recordar el terrible expolio al que había llegado a estar sometida antes de la pandemia. Imploro al universo para no volver ahí. Como me imagino pensarán muchas personas de otros lugares al saber que hay bancos de delfines nadando tranquilamente en la Costa Brava o el Everest vuelve a ser visible desde Katmandú después de décadas, debido al descenso en los niveles de contaminación.

Aquí dentro, se han ido recibiendo visitas en los primeros diez días desde la reapertura de la galería y recuperando la cita previa para quienes quieren venir a ver la exposición Mise en images. Me hace gracia ver cómo nosotr@s también hemos ido cambiando: las canas, los kilos, el sentido del humor. Hay gente muy morena ya. A todas estas, compartimos haber tenido el tiempo y el espacio de darnos cuenta de algunas cosas hasta que, de repente, parece que el ritmo se acelera de nuevo y la mascarilla es mandatory.

Algo que puede llevarnos a una mayor comprensión de por qué entramos rápido en piloto automático es parar para pensar. Así lo ha hecho la editorial Errata Naturae en un manifiesto donde expone con detalle sus razones para no publicar nuevos títulos durante los próximos meses. Gracias, Teresa, por compartir el texto Jinetes en la tormenta, animales en la cuneta, en el que se expone una situación muy concreta, la del mundo del libro, pero con problemáticas extrapolables a otros ámbitos. Hipertrofia productivista, reemplazo casi instantáneo, mayor estandarización y homogeneización… ¿Os suena?

La exposición Mise en images que reúne 70 publicaciones de artistas basadas en la acumulación de imágenes os espera para verla con calma. El sistema de cita previa con el que estamos funcionando aporta algo de ritual muy interesante para la preparación de un acontecimiento. El mero intercambio previo de agendas, la llegada hasta aquí en este contexto y el poder disfrutarla prácticamente a solas es un pequeño lujo al que podéis acceder gratis. El paso del tiempo se hace visible con el paso de las hojas: en los 100 años de Hans-Peter Feldmann o las series fotográficas de Wolfgang Tillmans, entre otros tantos libros.