Érase una vez...

Material sensible:
fotografía para empoderar

El próximo mes de octubre, Chiquita Room acogerá una exposición muy especial que lleva por título «Material sensible». Se trata del resultado de un taller de fotografía participativa impulsado por el Área de Educación de la Fundación Photographic Social Vision que, junto a la Fundación Vicki Bernadet, acompaña a personas que sufrieron abusos sexuales en la infancia. Durante seis meses, las participantes utilizan la fotografía como medio para reconstruir su relato.

Las cifras de los abusos sexuales en España siguen siendo aterradoras: el primer gran informe de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, que se hizo público al final del año pasado, refleja un incremento de casos del 30% desde 2012 —de 9.008 casos se ha subido a 11.692 en 2017— y arroja un dato escalofriante: el 50% de las víctimas son menores. Una lacra social que, siendo perpetrada mayoritariamente por hombres, afecta en su mayoría a mujeres, niñas y niños, quienes ostentan mayor indefensión. La mayor sensibilización social hace que los abusos sexuales se conozcan cada vez más, puesto que lejos de disminuir el número de casos, además ahora se habla más de ellos y cada vez hay más denuncias. Con urgencia, hacen falta leyes, políticas, educación y, sobre todo, hacernos cargo como sociedad, entre todas y entre todos.

La metodología en fotografía participativa, desarrollada durante años por el Área de Educación de Photographic Social Vision con diferentes colectivos vulnerables, se centra en observar y reconocer para entender, permitiendo a las personas en situaciones de riesgo que reconecten con sus recursos personales, que utilicen la fotografía para reconstruir sus propias historias y para documentarlas en primera persona, para romper patrones, vivir desde una mayor libertad y hacerse cargo de su propia realidad. Una realidad que tiene como gran eje común la reparación de su identidad: a pesar de las diferencias entre sus historias, vivencias, orígenes o estrato social, es una constante que su inocencia como niñas se arrebató en el abuso y que ese hecho ha marcado el resto de su vida. Puede variar la manera en que se han hecho cargo de sí mismas, la forma en que han reconectado con su poder y su sexualidad, y cómo han reparado el daño del que muchas veces sienten cómplice a la sociedad, pero la brecha devastadora que abrió el abuso hacia ellas es la misma. Ahora son ellas quienes disparan con la cámara.

    A lo largo de estos meses, las profesionales Alice Monteil y Mireia Plans, del Área de Educación, junto a la psicóloga Núria Grau de la Fundación Vicki Bernadet, acompañan a estas mujeres en su recuperación, ofreciéndoles la fotografía como herramienta de expresión y potencial creativo para contar su propia historia y romper el bucle que las sitúa como víctimas. Así, se convierten de nuevo en protagonistas de sus propias vidas para tomar decisiones, acogerse al derecho a equivocarse, rectificar, y ser dignas dueñas de su propia realidad. El aprendizaje pasa por cuestiones técnicas, pero sobre todo por aspectos psicológicos y emocionales muy sensibles de su propia historia, puesto que la gravedad de cada situación no viene marcada sólo por el delito en sí sino por cómo cada persona vivió la experiencia. Facilitar a estas personas en situaciones de riesgo el uso de la fotografía como herramienta para reconstruir sus propias historias y documentarlas en primera persona sigue siendo, 18 años después, buena parte de la razón de ser de Photographic Social Vision.

    Fotografías: Beatriz Burgos


    Laura González Palacios

    Laura González Palacios

    Periodista de formación, artista por vocación y chamana en ciernes. Voy en bici, hablo dormida y vivo en Chiquita Room.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Centro de arte y creación contemporánea que desarrolla su actividad como galería, residencia para artistas, productora y comisaria de proyectos, editorial de libros de artista y escuela de inspiración.

    Situado en el barrio de Sant Antoni de Barcelona, está enfocado en el trabajo interdisciplinar y colectivo, con la voluntad de apoyar el talento local e internacional y con un profundo compromiso de escucha para fomentar el potencial creativo de personas y grupos.


    Villarroel, 25 - 08011 Barcelona    +34 93 146 68 75   hola@chiquitaroom.com