Érase una vez...

Besar al artista Jiři Kovanda
a través del cristal

El viernes pasado en la biblioteca de la Fundació Tàpies, Chiquita fue feliz. Invitada por su vecino, el artista y comisario belga Erich Weiss, acudía un poco nerviosa, expectante, al remake de la performance «Kissing Through Glass» que el artista checo Jiři Kovanda presentó en la Tate de Londres en 2007. Esta era la última intervención del ciclo Someone Walking Around que Erich comisariaba para la Tàpies esta primavera. Una acción concebida como invitación a besar al artista a través de un cristal. Una pequeña gran acción que con los medios más económicos logra alcanzar una profundidad extraordinaria y llega a calar hondo, a tocar el corazón de quien acepta tal invitación. Una acción mínima como esta, sutil, austera y discreta que propone una reflexión poética sobre las relaciones entre público y privado, íntimo y social, interior y exterior. Una acto de generosidad enorme e inolvidable.

La ternura y delicadeza de Jiři, uno de los artistas conceptuales más destacados de la escena de República Checa, la manera en que su mirada se cruza con la de la persona al otro lado, los labios que se acercan y la energía que parece traspasar el cristal, funden el beso en un momento mágico, fugaz, eterno. Todo a la vez. Una experiencia íntima de carácter público, sobrecogedora y trivial cuando se vuelve, tras el mágico instante, a saberse observada, a haber compartido esa intimidad con quien mira, con quien hace fotos, con quien después quiere intercambiar cómo ha sido para encontrar las siete diferencias.

Y una fortuna más para este día, la de haber podido compartir tras la performance una pequeña charla con Kovanda en la terraza de la Fundació. Incitado por las preguntas de la comisaria Rosa Lleó y brindando por el hecho de que el beso es un lenguaje universal, por el que no importe que tengamos que utilizar un idioma intermedio entre dos mundos para saber un poco más de él y sus intenciones, Jiři compartió su propia experiencia, su propia existencia. «Yo también tengo una pregunta», dijo Chiquita. «¿Son estos besos para decir «hola» o más bien «adiós»?» Y sin haberlo pensado antes, creyendo que son para saludar, pero en algunas ocasiones tengan que hacer las veces de despedida, pensó que su tímido descaro al no contentarse con solo un beso y quedarse a un segundo y tercer encuentro, (le) sirvió para decir «hola», «adiós» y «gracias».

Photo Credit: Lukáš Bíba

Laura González Palacios

Laura González Palacios

Periodista de formación, artista por vocación y chamana en ciernes. Voy en bici, hablo dormida y vivo en Chiquita Room.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de arte y creación contemporánea que desarrolla su actividad como galería, residencia para artistas, productora y comisaria de proyectos, editorial de libros de artista y escuela de inspiración.

Situado en el barrio de Sant Antoni de Barcelona, está enfocado en el trabajo interdisciplinar y colectivo, con la voluntad de apoyar el talento local e internacional y con un profundo compromiso de escucha para fomentar el potencial creativo de personas y grupos.


Villarroel, 25 - 08011 Barcelona    +34 93 146 68 75   hola@chiquitaroom.com